Prensa

Noticias

Diarios nacionales,
provinciales,
internacionales,
agencias de noticias,
radio y televisión. Una nueva manera de comunicar

  • Imprimir
15-05-2017
El Economista
Economía - Pág.2
¿Quién es el padre de la madre de todas las batallas?
punto de vista Teddy Karagozian CEO de TN&Platex

El gran tema de la inflación es la madre de todas las batallas.
¡Sin embargo, nadie sabe quién es el padre! Los monetaristas sostienen que es la emisión de dinero, del mismo modo que uno podría decir que las bebidas dietéticas engordan pues los gordos toman estas bebidas.
La causalidad en el caso de las bebidas, es inversa. Y en el tema de emisión monetaria, la causa de la emisión es el problema, y no la emisión en sí misma, que es un síntoma.
Existe en estos días la gran discusión de si los que generamos inflación somos los empresarios subiendo los precios, los consumidores demandando ilógicamente o, lo que yo planteo en este artículo, que la inflación es producto de un gasto público, que aunque ahora controlado, no se condice con la capacidad del sector privado (que genera valor agregado y los impuestos) de seguir manteniéndolo.
La solución al problema no es subir la tasa de interés como esta haciendo el BCRA de Federico Sturzenegger pues hoy no tenemos una inflación de demanda y, al contrario, esto la sube.
Hoy tenemos inflación de costos, y el aumento de tasas aumenta el precio de los productos pues sube el costo de financiar, disminuyen las ventas y entonces sube el costo unitario de producir y comercializar, y sube el costo de instalar shoppings y centros de venta que compitan con los establecidos, ya en muy pocas manos.
La solución al problema de la inflación hoy requiere bajar el gasto público, que es muy distinto a bajar el déficit.
Bajar el gasto público puede ser hecho de modo gradual promoviendo el empleo industrial en el norte del país a través de la puesta en marcha del Plan Belgrano que, claramente, no ha tenido un conductor que la defienda y ha caído inmerecidamente en el olvido del Gobierno por falta de énfasis de quienes debierían clamar por su instalación, ya que fue el Plan Belgrano es uno de los factores importantes por los que el interior, el Noreste y Noroeste votaron a Cambiemos.
La puesta en marcha del plan permitiría generar empleo privado en el interior que haga innecesario que los gobiernos provinciales sigan tomando personal como aún hacen para no tener el drama de la desocupación en sus provincias.
Este mayor empleo privado permitiría bajar el gasto sin una disminución de la demanda agregada y, para hacerlo posible, no hay que ser un científico nuclear.
Hay que hacer lo que se hizo con el campo, es decir, disminuir los impuestos que impiden generar valor y esperar que den frutos para imponer impuestos a las ganancias, que tienen como característica que no suben los precios de los productos como sucede hoy con los impuestos como Ingresos Brutos e IVA.
El mayor empleo en el norte se puede hacer con muy poco esfuerzo fiscal, que será ampliamente compensado con la disminución de subsidios, la disminución del gasto en las provincias y el aumento de la recaudación impositiva por la formalización y puesta en marcha de empresas y emprendedores que verán oportunidades en la utilización de los recursos sobrantes, tanto en tierras como recursos humanos.

La solución al problema de la inflación hoy requiere bajar el gasto público, que es muy distinto a bajar el déficit