El empresario textil Yeal Kim es el nuevo presidente de la Fundación Pro Tejer

El empresario textil Yeal Kim es el nuevo presidente de la Fundación Pro Tejer.

«El combate a la desocupación y la pobreza; la promoción de las exportaciones en base al impulso de los eslabones capital intensivo y a la conquista de los canales comerciales de consumo responsable; el fomento a la innovación y el desarrollo sectorial y una fuerte agenda de capacitación, serán los cuatro ejes de mi gestión al frente de la Fundación Pro Tejer», afirmó Kim, titular de la empresa textil Amesud S.A., quien asume luego de cuatro años de gestión del Ing. Jorge Sorabilla.

En su discurso inaugural frente a sus pares de la entidad industrial, dijo que el sector textil «ha sido, es y será una industria ganadora que tiene mucho que ofrecer a la sociedad argentina». «Con el marco normativo adecuado y un entorno macroeconómico favorable podemos crear 200 mil puestos de trabajo en los próximos cinco años», agregó.

De origen coreano, Kim llegó a la Argentina – con toda su familia -en 1976, cuando tenía 18 años. En Seúl, su padre tenía una empresa textil pero, con lo que obtenía de ganancias, no podía mantener a su familia. Decidió, entonces, venir a nuestro país y se instalaron en la Villa 1.11.14 donde comenzaron a trabajar a fason con una máquina de tejer Wanora.

Su actividad industrial se destacó – a través de su exitosa carrera empresarial de 42 años en el país – por invertir y superar, a la vez, los vaivenes de las distintas políticas industriales.

En efecto, su contraataque y avance se debió a la exitosa gestión de sus negocios en la reinversión y renovación permanente de equipamiento de última generación industrial, que le permitió, a Kim, mantenerse a la vanguardia fabril, ydesplegar una intensa actividadcon artículos de primera calidad.

Amesud S.A. abarca una superficie de 30 mil metros cuadrados, en la localidad bonaerense de San Martín, emplea a 470 personas y está considerada como una empresa de tejido de punto de clase mundial.

«Vengo de un país que, en base al sector textil y luego de 50 años de políticas industriales, se ha transformado hoy en una potencia industrial global. Argentina puede y debe ser un país industrial sin desocupación y sin pobreza», sostuvo.

En su discurso de asunción, Kim sostuvo que «es de vital importancia seguir marcando que la alta carga impositiva funciona como incentivo permanente a la informalización y debemos terminar con este flagelo», añadió.

«Tenemos un sueño que nos mueve y es el de instalar los Parques Industriales de la Confección a lo largo y ancho de todo el país que consagren una forma superior de industrializar y transformar los materiales textiles. Debemos ir mutando a los actuales talleres de confección, ofreciendo a nuestro mercado un formato de clara respuesta industrial y esto es establecer plataformas manufactureras de procesos y procedimientos industriales que permitan aumentar la productividad del eslabón de la confección con la clara convicción de que los problemas de la industria se resuelven con más industria».

«Si somos capaces de corregir estos problemas que impiden el crecimiento de nuestro sector», dijo, «puedo asegurar que durante las próximas dos décadas nuestro sector ocupará un lugar central en la estrategia de desarrollo económico y social de nuestro país».

«Tenemos por delante un enorme desafío. Hoy más que nunca reafirmamos nuestro compromiso con nuestra cadena de valor y con nuestra sociedad que nos reclama ser protagonistas de nuestro presente y de nuestro futuro. La Fundación Pro Tejer estará siempre para apoyar, acompañar y proponer todas las acciones que estén orientadas al desarrollo de nuestro sector y de nuestro querido país que no renunciará jamás a la frase inclaudicable de Carlos Pellegrini, que afirmó con certeza: ‘Sin industria no hay nación'», concluyó el nuevo presidente de la entidad.

Te puede interesar:

Deja tu comentario